jueves, 10 de abril de 2014

Elogio de la amistad 1


-Kass P. Dotterweich / John D. Perry


Paz Universal


La paz universal empieza individualmente. Quien posee paz… permanece imperturbable.
Cuando el logro de la paz sea colectivo, únicamente entonces se alcanzará la paz del mundo.

miércoles, 9 de abril de 2014

Encuentra Tu Equilibrio



Andaba, solo andaba, sin un lugar donde llegar.
Simplemente disfrutaba y por el instinto me dejaba llevar.
Curiosos lugares encontraba escondidos entre los parajes por lo que paseaba.
Sentí que a algo me acercaba, cada vez con más fuerza lo notaba.
Cada paso que recorría hacía que tuviese más energía.
De lejos lo vi aparecer, lo más bello que mis ojos pudieron ver.
Un lugar repleto de animales, libres y de todas las clases.
Caballos, perros, leones, cerdos, periquitos, mapaches...
cualquier animal en el que pensase lo podría encontrar en un instante.
Era algo maravilloso, todos reunidos, pequeños topos sin miedo a los grandes osos.
Convivían en una comunidad, en la que unos a otros siempre se iban a ayudar.
De pronto se giraron, vieron mi cara de asombro y... no huyeron, esperaron.
En mi mente apareció, una frase que desde entonces no olvido,
"Nosotros creemos en el perdón, a pesar de la destrucción que habéis causado tu y toda tu civilización, sabemos que no sois malvados y solo por eso merecéis ser perdonados."
Se acercaron todos a mi lado, me sentí abrazado, una gran energía me recorría por todos los costados.
Sentí esa mágica sensación, sentí la grandeza del amor...

Ayudar a los demás es ayudarte a ti mismo. Aprende a amar, ama todo lo que puedas, ama al máximo. Recuerda que "la felicidad no es una estación a la cual se llega si no una forma de viajar". 

-Deepak Chopra

martes, 8 de abril de 2014

jueves, 27 de marzo de 2014

La Filocalia de la oración de Jesús (1)

Adecuando la oración al ritmo respiratorio, el espíritu se calma, 
encuentra el «reposo» (hesychia, en griego; de ahí el nombre
de «hesicasmo» dado a esta corriente espiritual de la oración). 
El espíritu se libera de la agitación del mundo exterior, abandona 
la multiplicidad y la dispersión, se purifica del movimiento desordenado 
de los pensamientos, de las imágenes, de las representaciones, 
de las ideas. Se interioriza y se unifica al mismo tiempo que ora con 
el cuerpo y se encarna. En la profundidad del corazón, el espíritu y el 
cuerpo reencuentran su unidad original, el ser humano recobra su «simplicidad».

   -La Filocalia de la oración de Jesús
 

Atencion


Momento Presente